Cinco asturianos en la seguridad de La Vuelta

Los guardias asturiasnos, Iván Lago, Marcos Martínez, Beatriz Villoria Corzo, Koke García y Manu Valdés.

La Vuelta Ciclista a España moviliza cada día a unas 2.000 personas entre deportistas, prensa, organización, patrocinadores, etc. Además, la organización estima una presencia de 2,5 millones de espectadores a pie de carretera para presenciar in situ el paso de la carrera. El dispositivo formado por  Guardia Civil y Policía Nacional encargado de velar por la seguridad de la prueba, este año se ha visto incrementado por la Gendarmería francesa al hacerse la salida en el país vecino.

El Teniente Juan Aguilera es el Oficial para las Relaciones con Los Medios de Comunicación y explica: “La colaboración y coordinación con Gendarmería es estupenda y en ese sentido a nosotros nos toca asumir el papel más relevante en cuanto a la seguridad vial, ellos nos acompañan, pero son unos 15 motoristas de Gendarmería y nosotros 58 de Guardia Civil de Tráfico.” También vuela en el cielo francés el helicóptero de la Guardia Civil que les acompañará durante toda La Vuelta.

Una vez en suelo español, el dispositivo lo complementarán la Agrupación Rural de Seguridad, los conocidos como antidisturbios, además de telecomunicaciones, mecánicos y aparatos especiales, que completan el grupo logístico.

El despliegue de la Guardia Civil estará compuesto por una Unidad de Movilidad y Seguridad Vial al frente de la cual está el Comandante Rafael Ordoñez que tiene a su mando a 128 agentes.

Este año son cinco los motoristas asturianos que se encuentran en La Vuelta. El Teniente Aguilera expone cómo se lleva a cabo el proceso de selección. “Los motoristas se presentan voluntariamente, pero tienen que realizar diversas pruebas; exámenes teóricos de normativas de pruebas deportivas, luego les hacemos un examen práctico de motocicleta en el que se valora no solo la agilidad, sino la habilidad, la elegancia y por supuesto la actitud ante el servicio diario tiene que ser también otro motivo para poder ser seleccionado, es decir, a la vuelta no viene todo el que quiere, hay muchos más aspirantes de los que realmente luego vienen.” explica Aguilera.

Los motoristas se ocupan de que al paso de la caravana ciclista esté todo el trafico detenido y fuera de la calzada y este trabajo lo hacen en varios grupos. Las banderas amarillas, que van por delante deteniendo y sacando los vehículos de la carretera; las rojas, al paso de las cuales ya debe de estar la carretera completamente libre, que escoltan a los vehículos y corredores hasta el paso de la bandera verde, que viaja por detrás de la serpiente multicolor, reabriendo el tráfico tras su paso.

España tiene activado el nivel de alerta 4 antiterrorista, por lo que las fuerzas de seguridad trabajan para que no peligre la seguridad del evento. “Se han adoptado todas las medidas pertinentes, con planes de inteligencia provinciales tanto de Guardia Civil como de Policía Nacional, que según va pasando la vuelta analizan las posibles amenazas para prevenir cualquier incidencia”, concluye Aguilera.

El Ministro del Interior francés, Gerard Collomb, saluda al Comandante de la Guardia Civil, Rafael Ordoñez, al inicio de la vuelta en Nimes