Cortina hace quinto en Lleida

El asturiano Iván García Cortina fue tercero en el sprint del pelotón por detrás de los velocistas Sagan y Viviani
Wallays fue el vencedor de la etapa y Bystrom entró segundo con el pelotón pisándoles los talones
Foto: Luis Gómez / Unipublic

Jelle Wallays (Lotto-Soudal) ha sido el ganador de la 18ª etapa de La Vuelta, una jornada que parecía encaminada al sprint y donde el belga y su compañero de fuga Sven Erik Bystrom (UAE Team Emirates) han logrado sorprender al pelotón en la llegada a Lleida. Peter Sagan (Bora-hansgrohe) ha sido tercero pisándole los talones y encabezando el grupo del líder, Simon Yates (Mitchelton-Scott), que mantiene la roja por octavo día y deberá defenderla en las dos etapas decisivas en Andorra.

Los 186,1 kilómetros de la etapa de hoy parecían decididamente el escenario de un sprint, en una jornada de transición entre el final en alto en el Balcón de Bizkaia y las dos etapas definitivas en Andorra. Sin embargo, la sorpresa ha saltado en las calles de Lleida cuando dos escapados han podido resistir el empuje del pelotón y llevarse la victoria, con los velocistas pisándole los talones.

Jelle Wallays (Lotto-Soudal), Sven Erik Bystrom (UAE Team Emirates) y Jetse Bol (Burgos-BH) han formado la fuga del día en el kilómetro 3 de etapa en lo que parecía un movimiento condenado al fracaso. Rápidamente, los equipos de los velocistas, con Quick-Step Floors (Elia Viviani), Trek-Segafredo (Giacomo Nizzolo) y Bora-hansgrohe (Peter Sagan) han empezado a comandar el pelotón y no han dejado nunca a los tres corredores más de 3 minutos de distancia en una jornada donde se ha rodado muy rápido, a 47km/h de media.

Sin embargo, los fugados han llegado con más de 2 minutos a los últimos 20 kilómetros de etapa y han sabido mantener el pulso con el grupo del líder, desgastado después de 17 días de esfuerzo. El corredor más combativo del día, Jetse Bol (Burgos-BH), ha cedido antes de los últimos 5 kilómetros, mientras que Wallays y Bystrom han llegado destacados a la Avinguda Prat de la Riba de Lleida, donde Peter Sagan (Bora-hansgrohe) ha querido lanzar el sprint a unos 400 metros del final para recuperar el terreno perdido, pero su esfuerzo no ha sido suficiente para evitar el triunfo del belga, ganador este año de una etapa de la Vuelta a San Luis.