Dani Navarro se recupera y correrá la Volta

El ciclista asturiano Dani Navarro (Gijón, 1983) se recupera estos días en su casa de la Plazuela de San Miguel de la lesión en dos costillas flotantes por una caída en la Vuelta a Andalucía a 50 kilómetros por hora. La buena noticia ha sido que su dedo meñique de la mano derecha no está roto tras la inspección que le hizo el traumatólogo y jefe de los servicios médicos del Sporting, Antonio Maestro.
“Tengo bastantes dolores en el costado por las fracturas y un edema en el dedo, pero es poco para lo que pudo ser. Así que no iré a la París-Niza porque es dentro de 13 días y la cambio por la Volta a Cataluña”, señala Dani. El escalador del Cofidis, de 31 años, en su decimoprimera temporada de profesional, añade: “Quería hacer un buen inicio de año para demostrar que no soy sólo un ciclista de final de temporada. Me había preparado muy bien en diciembre y enero para estar con los mejores en las clásicas de Murcia y Almería, y en la Vuelta a Andalucía; pero tuve mala suerte”, añade.
Navarro explica que “en Murcia se me rompió el cambio de cara a la batalla final. En Almería tuve buenas sensaciones, pero era una carrera para esprinters. Y en Andalucía ya me caí en la montonera de 120 ciclistas y me llevé un golpe grande en la rodilla y en el vasto interno derecho, perdiendo las opciones a la general. Y luego vino esta otra caída, cuando bajaba al coche del equipo para dejar el chubasquero y limpiarme las gafas”.
El gijonés reconoce que, aunque ya han pasado cinco días, aún no sabe lo que le pasó: “Solo sé que me patinó la bicicleta sobre un asfalto con lluvia y barro y me di un trompazo tremendo. Al principio me dolía mucho el codo y la mano, que me tenía muy preocupado, y luego por la noche fue el costado lo que no me dejaba dormir. Allí me hicieron placas y no me vieron la fractura en las dos costillas hasta que me revisó en Gijón el doctor Maestro”.
Dani Navarro estaba ayer con la moral bastante alta: “Veo que en las últimas horas recuperé bastante movilidad en el costado. Voy al fisioterapeuta para intentar acelerar la mejoría. La intención es descansar unos días más y luego empezar a rodar en bicicleta estática en casa para intentar la próxima semana, si todo va bien, salir a la carretera. Samuel, que tuvo una lesión parecida, me dijo que después de una semana mejoraré mucho y que entrene en el rodillo”.
Dani Navarro prefiere mirar la botella medio llena: “La preparación invernal la hice bien y esperaba estar en la Vuelta a Andalucía cerca de Froome y Alberto Contador, que son unos fuera de serie. También valorar mi estado de forma con los otros rivales. Igual no llego del todo bien a la Volta a Cataluña, me iré a entrenar unos días a Málaga, que me servirá de preparación para la Vuelta al País Vasco y las clásicas de Bélgica y Holanda, en las que quiero hacerlo bien. El cambio de preparación no va a ser demasiado grande con respecto a antes de la caída”,
A partir de ahí el gijonés se tomará un descanso para afrontar el Dauphiné Liberé: “El gran objetivo de la temporada será el Tour de Francia, en el que quiero buscar un triunfo de etapa, pero sin dejar de lado una buena general. El Dauphiné me servirá para coger buen ritmo de competición”. En cuanto a los otros ciclistas asturianos, Dani Navarro señaló que “me alegro de que Samuel siga en un equipo grande. Se lo merecía después de la gran Vuelta a España que hizo. Estuve con Iván Cortina en la clásica de Murcia. Es normal que lo acusara un poco porque es muy joven y es una carrera en la que se rueda fuerte”.

José Enrique Cima / La Nueva España