Los recuerdos del Clas en un coloquio en Pola de Lena

“Siempre recordaré con cariño a Asturias y a aquel equipo”, dice Fernando Escartín, corredor que comenzó en la formación asturiana

Pola De Lena, H. Núñez
Fernando Escartín, Manuel Jorge Domínguez, Coque Uría y Chechu Rubiera participaron, ayer, en una charla coloquio en Pola de Lena. Un acto organizado por el Club Ciclista Puerta de Asturias y que tuvo lugar en una concurrida Casa de la Cultura lenense y que contó como moderador con el exciclista y periodista de LA NUEVA ESPAÑA José Enrique Cima. Un coloquio en el que el hilo conductor fue el desaparecido equipo asturiano Clas-Cajastur en el que compitieron todos salvo Rubiera.
“Siempre recordaré con cariño a Asturias y al Clas. En este equipo y en esta tierra fue donde comencé mi carrera profesional y donde en 2002, tras una caída, la acabé”, confesaba Escartín, que comenzó a correr en 1990 en el Clas, para luego pasar por Mapei, Kelme y Coast cosechando gran número de éxitos entre los que resaltan los podios en el Tour (tercero en 1999) y La Vuelta (segundo en 1997 y 1998). “Nunca podré olvidar la oportunidad que me dio el Clas, un club con el que toda Asturias se volcaba. Era apoteósico como los asturianos se sentían partícipe de sus éxitos”, añadía.
Si Escartín comenzó a competir en el Clas, le pasó lo mismo a un Coque Uría, para quien “fichar por este equipo con 18 años era volver a mi casa y encima hacerlo compartiendo equipo con grandes como Extabe, Gastón o Cabestani, además de Manuel Jorge Domínguez”. Precisamente Domínguez explicó que “yo llegué tras varios años de profesional, pero para mi fue bonito pues era llegar al equipo de casa”.
Domínguez y Uría, como asturianos, pudieron disfrutar de correr en casa, algo que Rubiera no pudo, “ya que siempre llegaba tarde, pues acabó desapareciendo, pero para mí fue un referente y tengo la espina clavada de no haber podido correr en el Clas”.
El principal protagonista fue Fernando Escartín, que pasa por ser uno de los mejores ciclistas españoles de los últimos años. Un hombre que vivió a final de los 90 su época de mayor esplendor, con una victoria y un podio en el Tour de 1999 y con dos segundos puestos en la Vuelta a España (1997 y 1998). Asturias ha sido importante para la carrera de Escartín por su paso por el Clas o por su triunfo en la Vuelta a los Valles Mineros en 1995, pero siempre será recordado por una fuerte caída en la etapa de la mítica La Cobertoria, que le dejó una fractura de cúbito y le privó de ganar la Vuelta a España en 1999, un año en el que partía como uno de los favoritos. “Me caí dos veces en este puerto, pero le tengo un gran cariño y es espectacular”, confesó Escartín, para el que “Asturias es un referente para la Vuelta. Sin Asturias la Vuelta no sería lo mismo”. Texto Hector Núñez. La Nueva España.

Fotos ©Roberto Menéndez

La Cubilla, el puerto que enamora