Navarro lo intentará de nuevo en los Alpes

El asturiano ve cada vez más cerca su participación en los Juegos de Río

La Orbea Orca que monta Dani fue controlada en las etapas pirenaicas

Photo: Iri Greco / BrakeThrough Media | www.brakethroughmedia.com
Foto: ORBEA / BRAKE THROUGH MEDIA

El primer control sorpresa para detectar motores en las bicicletas del Tour de Francia se realizó el pasado viernes en la ascensión al Col d’Aspin, durante la séptima etapa cuando Navarro iba escapado. Un comisario de la UCI desde una moto de la organización, provisto de una cámara de alta tecnología revisó, en marcha, las bicicletas de los corredores.

Antes del comienzo del Tour se anunció la utilización de cámaras de alta definición proporcionadas por el centro de investigación del Comisariado de la Energía Atómica (CEA), en acuerdo con la Unión Ciclista Internacional (UCI), para detectar motores en las bicicletas. Ese primer control dio completamente negativo. Habrá otros a lo largo de este Tour para descartar el fraude tecnológico.

Dani Navarro brilló en los Pirineos ocupando la tercera posición en la primera etapa de alta montaña, disputada el pasado viernes y fue de nuevo protagonista el domingo, metiéndose en la fuga del día y ocupando la cuarta posición en la meta de Andorra Arcalís, en un final apocalíptico bajo una intensa tormenta que añadió emoción al final de una durísima etapa. “Fueron dos días muy buenos para mí. Me encontré muy bien y pude estar adelante. Solo me faltó rematar y ganar una de las etapas”, dice.

La buena actuación del asturiano en esta primera parte de la ‘Grande Boucle’, siendo el mejor de los españoles en ambas etapas, no pasa desapercibida por los miembros de la UCI, que además de pasarle los controles antidoping a los que está habituado, se añaden inspecciones a la bicicleta que monta nada mas que se apea tras cruzar la línea de meta. “Me la controlan todos los días que ando bien, la pesan y le miran mas cosas, se queda nuestro mecánico con ella en el control mientras yo paso el antidoping”.

La marca española Orbea es la encargada de suministrar las bicicletas al equipo Cofidis y para este Tour de Francia han montado el modelo Orca con los siguientes componentes: platos FSA; piñón Dura Ace Di2; manillar, potencia y tija FSA; ruedas Vision Metron 40 con cubiertas Kenda; sillín Prologo y frenos Shimano Dura Ace. Una maquina que pesa 6,8 kg, el peso mínimo exigido por la Unión Ciclista Internacional para las bicicletas de competición.

El escalador asturiano, que el próximo lunes cumplirá 33 años, mide 1,75 m. de altura y afrontó las jornadas de montaña con un peso de 60 kg. “Igual que yo tengo que estar en el peso correcto, me gusta que la bicicleta esté en el suyo y no pese un gramo más de lo necesario” confiesa.

Photo: Jim Fryer / BrakeThrough Media | brakethroughmedia.com
Foto: ORBEA / BRAKE THROUGH MEDIA

Mañana jueves comienzan los Alpes con una etapa de un solo puerto, el Mont Ventoux. “El viernes no creo que sea un día para mí. Será un solo puerto al final y la escapada se hará en el llano, prefiero esperar a las etapas del domingo y el lunes que se adaptan mejor a mis condiciones”.

La etapa del domingo será la decimoquinta y unirá las poblaciones de Bourg-en-Bresse con Culoz por un recorrido de 160 km y seis puertos de montaña, entre ellos el Grande Colombier de categoría especial. La del lunes tendrá 209 km por un recorrido rompepiernas con un puerto de cuarta categoría en los últimos kilómetros y finalizará en la localidad suiza de Berna.

Por otra parte, Dani Navarro ve cada vez más cerca su participación en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. El gijonés recibió a principios de temporada la comunicación de la Federación Española de Ciclismo, informándole de la posibilidad de ser convocado para esta cita, pero por entonces, con toda la temporada por delante, no quiso hacerse demasiadas ilusiones.

Ahora, viendo el buen estado de forma que está demostrando tener, es muy probable que el próximo lunes aparezca su nombre en la lista que presentará el seleccionador nacional, Javier Mínguez, para ayudar a Valverde a conseguir el oro, después de que Alberto Contador ya haya anunciado su ausencia por las lesiones que le obligaron a abandonar el Tour.